Flores, ante EEUU… y su hermana

Flores, ante EEUU… y su hermana

Tienen los mismos ojos, el cabello chino y ambas estudian Medicina en la Universidad de Notre Drame. Nacieron el mismo 31 de enero y han vivido juntas los últimos 20 años. A pesar de todo esto, a las gemelas Flores es muy fácil identificarlas: Sabrina juega para Estados Unidos, Mónica viste la camiseta de México.

Las dos participando en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Papúa Nueva Guinea 2016, luego de que México sufriera para vencer a Venezuela (2-3) y EEUU empatase con Ghana (1-1), el destino emparejó a las hermanas en los cuartos de final.

Una peculiar rival
“Se siente raro”, confiesa. Y agrega, echando la memoria atrás: “Ya nos había pasado esto una vez jugando en contra en el pre-clasificatorio de CONCACAF hace casi un año. Es curioso que suceda esto, pero no importa, yo siempre voy a dar todo lo que tengo que dar sin que nada me importe. Este partido lo voy a tomar como un desafío más; realmente no me importa quién esté del otro lado”, opina la madura defensora, diferenciando el corazón de la profesión.

Cuando se dan este tipo de peculiares coincidencias, es natural pensar en la reacción de los padres, quienes verán enfrentadas a sus dos hijas. “Nuestros papás generalmente no sufren. Al contrario, se emocionan y nos apoyan parejo a las dos. Ellos lo que quieren es que tengamos un buen partido”, apunta entre risas.

Pensando en la cancha, Mónica Flores sabe que México está a las puertas de un hito. El Tri nunca ha superado los cuartos de final en una Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA en sus seis participaciones… ¿Será ante EEUU cuando se cuelen entre las cuatro mejores?

“Me emociona mucho pensar en la posibilidad de lograr algo tan importante. Sabemos que somos un buen equipo, sólo necesitamos probarlo partido a partido. Fue un paso muy grande el poder avanzar de la fase de grupos. No sólo por nosotras, sino para también enseñarle al mundo quiénes somos. Es increíble poder hacer felices a todos nuestros aficionados, que tantas muestras de cariño nos han dado en nuestros primeros tres partidos”.

Mónica sólo tiene una cosa en la mente: volver a sentir el gozo de la victoria. Y no va a dejar inmiscuirse a nada ni nadie en su camino. Incluida la familia. “Me va a resultar un poco raro hablar con Sabrina antes del partido, así que trataré de no alargar mucho la conversación para seguir enfocada en lo que tengo que hacer. Pero claro que me acercaré y le desearé que tenga un buen partido, que gane el mejor equipo de la cancha”. Y, claro, ella pondrá su granito de arena para que el pasaje a semifinales sea verde, blanco y rojo.

Con información de FIFA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>